No todo fue sangre y codicia (II): La educación.

No es baladí decir que en América se fundaron un total de 20 colegios mayores -21 si contamos el que se fundó en Granada (España) en 1792 dedicado a la nobleza americana- y hasta la independencia salieron de ellos aproximadamente unos 150.000 licenciados de todos los colores, castas y mezclas que uno pueda imaginarse. Y ya no solo eso, palabras mayores son las 26 universidades que allá en el Nuevo Mundo se levantaron, universidades dedicadas a los más diversos saberes: teología, filosofía, jurisprudencia, medicina (como ya remarcamos en el anterior artículo)…

El Gran Capitán (V): «Si vis pacem, para bellum».

El reparto de Nápoles acordado entre Luis XII y Fernando el Católico se había cumplido: el francés se quedaría con la zona más al norte; Fernando las provincias del sur, Apulia y Calabria. Todo parecía quedar en calma, nadie se les podía oponer, ni si quiera el Papa Alejandro VI, que a regañadientes había dado su beneplácito. Sin embargo todo se torció en poco tiempo.

No todo fue sangre y codicia (I): La Medicina.

Me gustaría que se detuvieran unos segundos y reflexionaran, tan solo respondan mentalmente y con toda sinceridad a estas preguntas: ¿Aquellos españoles que viajaron a América no hicieron nada en pos del progreso? ¿Acaso desconocían o hacían caso omiso a la empatía y a la caridad cristiana (caritas) cuando con el indio tocaba? ¿El español tan solo se dedicó a saquear, enriquecerse y matar?

Navega fácil