Héctor J. Castro: «Creo que he hecho una María Pita muy realista. Sin idioteces presentistas».

Héctor Castro presenta su nuevo libro, “María Pita y la defensa de la Coruña”: «Creo que he hecho una María Pita muy realista. Una mujer con carácter, pero una mujer del s.XVI, sin idioteces presentistas».

«Allí donde brama el viento entre las olas, coronándolas con blancos penachos de espuma, la Torre de Hércules se alza sobre las rocas que rodean la playa en soberbio anfiteatro, dominando la bahía de La Coruña como un centinela de la mar». Así comienza la nueva novela de Héctor J. Castro, «Días de infierno y gloria: María Pita y la defensa de La Coruña». La historia novelada de la bizarra gallega que plantó cara a la Contraarmada inglesa (1589), enviada por Isabel I en venganza del intento de invasión por parte de la Grande y Felicísima Armada española un año antes.

Una Contraarmada que superaba en número a la Invencible española y esta capitaneada nada más y nada menos que por el temido corsario sir Francis Drake. ¿El fin de tal empresa? Dar el golpe de gracia a la Monarquía Hispánica de Felipe II. Para ello los objetivos eran tres: aniquilar lo que quedaba de la Grande y Felicísima Armada; tomar Lisboa y coronar al prior de Crato como nuevo rey de Portugal; y tomar las Azores para tener una base permanente en el Atlántico desde la que acosar a la suculenta Flota de Indias. El plan era perfecto, parecía no tener fisuras, ahora bien, una cosa era ponerlo sobre el papel y otra bien distinta era llevarlo a cabo.

Autor de la famosa triología de «El siglo de Acero», a estas alturas Héctor J. Castro es un novelista consagrado, de su puño y letra han salido algunos de los mejores renglones que se han escrito acerca sobre la España del s.XVI. Tras cerrar su primera saga, Héctor se ha embarcado en este nuevo proyecto de la mano de HRM Ediciones, acompasado por el ilustrador Javier Aguilar, y con el brillante prólogo de su paisana, la doctora María Fidalgo Casares.

Al final, el lector decide, pero mi objetivo es poder estar entre todas esas grandes novelas

P: Muy buenas Héctor, ¿qué tal todo?

R: Pues no hay queja, la verdad. Bastante ocupado, por el momento, lo que siempre es bueno. Se acaba de publicar la novela de María Pita y queda mucho trabajo de promoción, además de que ya estoy con la cabeza en próximos proyectos.

P: Supongo que no será la primera entrevista que te hagan, ni siquiera para este nuevo libro

R: La verdad es que no, ja ja. Ayer estuve en la redacción de «La Voz de Galicia» hablando de la novela.

P: Palabras mayores

R: No te creas que todo el monte es orégano. Algunas páginas y blogs dedicados supuestamente a «Historia de Galicia», ni siquiera me contestaron los mails. Muchas páginas están más preocupadas de inventar que los celtas eran progres y feministas, por ejemplo, que en la historia de verdad. Ya sabes a lo que me refiero.

P: ¨María Pita y la defensa de la Coruña¨. ¿Por qué este personaje y por qué este acontecimiento?

R: Es un personaje y un acontecimiento muy cercanos a mí. Yo soy de Ferrol, pero la familia de mi padre es de La Coruña, y es una ciudad que conozco bien. Recuerdo de pequeño pasear por la plaza de María Pita, y quedarme fascinado, observando la estatua, mientras mi padre me relataba la historia del ataque inglés. La idea de convertirla en novela surgió en la feria del libro de Zaragoza. Mientras comía en un restaurante con los editores de mi editorial HRM Ediciones, comentamos si tenía algún proyecto en mente (yo acababa de publicar la tercera novela del Siglo de Acero) y entonces les comenté la posibilidad de hacer la de María Pita y la defensa de La Coruña. A ellos les pareció una buena idea, así que me puse a ello en cuanto llegué a Ferrol.

P: Te toca la vena ¨galega¨.

R: La verdad es que el acontecimiento ya me gustaba, pero en cuanto me sumergí más en él y en la historia personal de María Pita me fascinó del todo. Y me sorprendió, al mismo tiempo, que no exista ninguna otra novela contemporánea que trate el tema.

P: Es un tema bastante desconocido para cualquiera que no sea coruñés o aficionado a la historia España. A lo mejor me equivoco, pero, ¿crees que la mayoría de jóvenes gallegos saben quién fue María Pita o que A Coruña resistió el embiste de la Contrarmada de Isabel I?

R: Posiblemente sepan que es una figura histórica, una heroína gallega que participó en una batalla, como mucho. El «símbolo romántico», digamos, que es el que ha pasado a la posteridad. Pero muy poca gente sabrá que tuvo 4 maridos, o que tuvo 6 denuncias por pelearse con sus vecinos y era una mujer muy conflictiva.

P: Hombre, el simple hecho de lanzarse a por el hermano de Francis Drake y ensartarlo con la mismísima bandera inglesa, dice mucho de ella. Tenía pinta de ser una mujer de armas tomar.

R: He de decirte que no era su hermano ja ja. Ése es uno de los mitos de este suceso; que tiene muchos, por cierto.


Yo tengo una regla: si lees un libro sobre épocas pasadas, y no te parece extraño el comportamiento de algunos personajes, esos personajes no están bien construidos.

P: Vaya… Siempre creyendo aquello y al final es parte del mito.

R: Lo que sí es cierto es que arremetió contra un alférez inglés y le quitó la bandera. Eso viene literalmente así en el memorial que el cabildo de La Coruña envió a Felipe II dice: «E una mujer oriunda de la ciudad, María Mayor Fernández Pita, arremetió contra un alférez enemigo, diole muerte y arrebatole la bandera que llevaba…» Algo así. Lo estoy diciendo de memoria.

P: Te has documentado a conciencia, y no creo que haya sido fácil, habrás tenido que remover cielo y tierra. ¿Te ha servido para despejar algunas creencias erróneas y mostrar a la verdadera heroína de La Coruña o has preferido seguir el hilo romántico de la leyenda?

Estatua de María Pita en A Coruña

R: La documentación, al tratarse de un hecho puramente histórico, intenté que fuese lo más fiable posible. Recurrí a fuentes primarias, como el diario que dejó escrito el soldado Juan Varela, que estuvo allí y es otro de los protagonistas de esta novela, así como el memorial del cabildo… Y lo que hice fue novelar todo eso. Creo que he hecho una María Pita muy humana y realista. Una mujer con su carácter, claro está, pero una mujer del s.XVI sin idioteces presentistas.

P: Muchos estamos cansados de tanto presentismo y esa costumbre que algunos tienen de ideologizar la Historia.

R: Esas chorradas directamente echan por tierra una novela. Por muy trabajada y bien escrita que esté. Yo tengo una regla: si lees un libro sobre épocas pasadas, siglo XVI, XVII o el que sea, y no te parece extraño el comportamiento de algunos personajes, o te llama la atención cosas que hacen, es que esos personajes no están bien construidos.

P: ¿Los institutos deberían fomentar este género literario como materia prima de la divulgación e inducir a los adolescentes a interesarse por la Historia?

R: Desde luego creo que deberían fomentar este tipo de lectura. Conmigo funcionó. Pero ¡ojo!, fomentarla no es imponerla. No estoy de acuerdo en obligar a leer uno u otro libro, pero sí que los alumnos los conozcan, sepan que existen y los tengan a mano.


Creo que he hecho una María Pita muy humana y realista. Una mujer con su carácter, claro está, pero una mujer del s.XVI, sin idioteces presentistas.

P: Exacto. Abordar el pasado con los ojos de la Historia. Oye, cambiando un poco de tema. Por curiosidad y para que los lectores te conzcan mejor.¿Cuándo comienza tu interés por la Historia?

R: Buff, jaja… Pues te diré que, en la guardería, mientras los demás niños jugaban con coches, yo jugaba con espadas.Así que podría decirse que desde siempreSiempre fue mi tema favorito en la escuela. Los libros que pedí por navidades eran de HistoriaNo sé el momento exactoPero desde muy pequeño me interesóLas armaduras, los cascos, las legiones romanas, los tanques…Me fascinaba todo eso.

P: Jaja apuntabas maneras. ¿Alguien te influyó especialmente? Tu padre, algún profesor, un amigo…

R: Pues verás. Tuve la suerte de crecer en una casa con muchos libros. Entonces ya desde muy pequeño tuve a mi disposición una colección, que había sido de mi padre, de clásicos de aventuras de la editorial Bruguera, «Los tres mosqueteros», «Scaramouche», «Ivanhoe», «El Corsario Negro»… Y con las maravillosas ilustraciones que traían. Esa colección marcó mi infancia.

En la guardería, mientras los demás niños jugaban con coches, yo jugaba con espadas

P: Supongo que con el tiempo aquello fue madurando y… Hasta el día en que te decidiste lanzar la saga ¨El Siglo de Oro¨.

R: Esto tuvo su origen en 2011, cuando estaba viviendo en Madrid. A mí, como a mucha gente, el interés por los tercios españoles me vino cuando leí Alatriste en el instituto. A partir de ahí me puse a investigar sobre el Siglo de Oro como un loco. Y fue allí, en Madrid, influenciado por todo ese ambiente del barrio de los Austrias, donde se me ocurrió la trama de ¨Peones y Damas», la primera novela de la trilogía. Que, verás, originalmente era la trama de una partida de Rol que iba a jugar con mis amigos jaja. Pero luego la fui desarrollando más, y me di cuenta de que había una novela ahí. Así que, tan ignorante como atrevido, me puse a ello en 2012.

P: Y te salió bien la jugada

R: Fue un proceso largo. Tres años hasta que la autopubliqué en 2015 en una pequeña edición, (algo cutre para ser sinceros), pero que me sirvió para que HRM se interesase por el proyecto y reeditarla en 2016 con las ilustraciones de Nacho Tenorio y Sergio Moray las dos novelas que la siguieron, en 2017 y 2018, cerrando la trilogía. Yo tenía en mi mente hacer algo que ocupara el hueco dejado por Alatriste. No hay sagas de este estilo en las librerías. Hay mucha divulgación, pero no narrativa. Quería mezclar ese tono aventurero, de comic y juego de Rol, con la temática de los tercios. El Siglo de Acero fue el resultado

P: Un resultado envidiable, permíteme que te lo diga y acompañado de unas ilustraciones cojonudas que le vienen como anillo al dedo.

R: Yo creo que sí, todo un acierto. Fue muy fácil trabajar con Nacho y Sergio porque enseguida captaron lo que quería hacer. Además yo buscaba una estética propia, que no la tuviera nadie. Que enseguida se relacionase esas ilustraciones con El Siglo de Acero porque… Ahora voy a entrar en un tema espinoso… A mí Ferrer Dalmau me parece el mejor pintor de batallas del mundo, que nadie me malinterprete, pero, ¿no te parece que se están pasando los editores con él? Me refiero, yo ya los veo como galletas. Vas a la sección de Historia de las librerías y a veces ves 3 libros que no tienen nada que ver usando la misma portada. Creo que eso no le hace ningún favor al artista, se está llegando a la saturación. Los editores y los autores deberían mojarse un poco y buscar ilustradores, que los hay buenísimos y a patadas en España, y hacer portadas propias, no usar el mismo cuadro mil veces. Sin ir más lejos, los artistas que trabajan con Cascaborra Ediciones son muy buenos. Yo lo que hecho en falta es un poco de originalidad y variedad.

En el tema de la ilustración hace falta más variedad. Los editores abusan de Ferrer Dalmau. Hecho en falta un poco de originalidad, hay ilustradores buenísimos en España

P: Variedad, esa es la clave. Por cierto Héctor, antes me dejaste claro que Pérez Reverte marcó un antes y un después en tu trayectoria, algo que comparto contigo. En este tiempo he visto que compartimos algunos gustos más, por ejemplo, ambos somos incondicionales de los clásicos tipos duros del cine (directores, actores y músicos): John Ford, John Wayne, Clint Eastwood, Sergio Leone, Ennio Morricone, Tarantino… ¿Te han servido de inspiración a la hora de afrontar tus novelas?

R: Totalmente. De hecho, en ¨El Siglo de Acero¨ hay escenas, situaciones, perspectivas a la hora de afrontar ciertos pasajes narrativos, que son puro western. El duelo final de ¨Peones y Damas¨ entre el prota y el antagonista, te lo imaginas perfectamente con la música de Morricone de fondo. Yo crecí con esas películas y eso se nota en mis obras. Por ejemplo, hay un rasgo característico de Martín de la Vega, el protagonista de El Siglo de Acero, y es que cuando sabe que va a haber problemas, se tercia la capa sobre hombro, dejando libre la empuñadura. Ese gesto lo cogí directamente de Clint Eastwood cuando se echa por el hombro el poncho antes de disparar.

P: Una película o una novela se terminan valorando por el contenido, la trama y lo que transmiten, y tú pareces dejar huella. ¿Te ves en el futuro como nuevo referente de la novela histórica?

R: ¿Futuro referente? Eso es mucho decir, conseguir calar en el gran público es complicado; pero, desde luego, yo trabajo no sólo para igualar a mis maestros, sino para tratar de superarlos. Al final, el lector decide, pero mi objetivo es poder estar entre todas esas grandes novelas. Después, que se venda más o menos, pues ya se verá.

En mi novela a la hora de afrontar ciertos pasajes narrativos, que son puro western.

P: Como seguro que lo consigues con tu nuevo libro ¨María Pita y la defensa de La Coruña¨. Te deseo todo lo mejor y espero que sea un éxito, porque te lo mereces. Muchas gracias por la entrevista y mucha suerte Héctor.

R: Muchas gracias a ti. Ha sido un placer, y te deseo el mayor de los éxitos con tu blog Libros y Lanzas.

EL REGALO PERFECTO PARA ESTAS NAVIDADES

PINCHA EN LA IMAGEN PARA COMPAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navega fácil