Beethoven y Napoleón

¿Sabías para quién compuso Ludwig van Beethoven su 3ª Sinfonía también conocida como la «Eroica»?

Beethoven creó esta sinfonía en 1803 en honor al entonces afamado ¨CÓNSUL¨ Napoleón Bonaparte. Y no fue una obra cualquiera, el joven Beethoven, que tenía 28 años cuando la compuso, rompió con los todos los esquemas musicales del momento (Haydn, Mozart…). Es por ello que en su estreno recibió multitud de críticas; críticas que se la traían floja, quería hacer un tema arrollador que reflejara las hazañas y personalidad del mismo Napoleón, aquel a quién el músico veía de manera idealizada como el liberador de Europa: difusor de Ilustración y de la Revolución. Es por ello que en un primer momento tituló su trabajo como ¨Bonaparte¨.

Poco duró la admiración por el francés, pues tan solo un año después en cuanto Beethoven se enteró de la autoproclamación como emperador de Napoleón estalló en furia y rajó la portada de la sinfonía a la vez que tildaba de tirano y vulgar al que hasta ese momento había sido su héroe. Tras aquel suceso cambió el nombre de su 3ª Sinfonía y pasó a presentarla como ¨La Eroica«.

Como anécdota y volviendo a las críticas de tan novedosa obra para su tiempo, Ferdinand Ries, discípulo de Beethoven cuenta una curiosa anécdota acerca de la impresión que le causó la sinfonía en su estreno: «El estreno de la sinfonía fue terrible, pero el trompista hizo bien lo que tenía que hacer. Yo estaba sentado cerca a Beethoven y, creyendo que había entrado mal, le dije: «¡Condenado trompista! ¿Acaso no sabéis contar? Esto suena espantosamente mal». Pensé que mis oídos se iban a desencajar. Beethoven no me lo perdonó durante mucho tiempo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navega fácil