«Mi vida ha sido un largo viaje» escribió cierta vez un melancólico y abatido Carlos V al final de su vida. Exhausto, machacado por el paso de los años y por su infatigable actividad, hacia 1556 el que fuera el monarca más poderoso de la Cristiandad decidió abandonar todas sus obligaciones gubernamentales y retirarse al apacible monasterio de la Orden de San Jerónimo en Yuste situado en la comarca de la Vera, Cáceres, al noroeste de la reposada Extremadura.

Gráfico extraído a partir del artículo de Claudia Möller Recondo.

En 1556, agotado y con 56 años, Carlos V decide dejar sus cargos de gobierno y retirarse al monasterio de Yuste.

Decepcionado por no haber podido consagrar aquel imperio universal encarnado en la Cristiandad que Lutero hizo saltar por los aires inesperadamente, Carlos se retiró a reflexionar. A reflexionar sobre sus errores y aciertos, a reflexionar sobre lo que él consideraba haber fallado a Dios y a su propia dinastía (A.E.I.O.U, «Austriae est imperare orbi universo»; «El destino de Austria es gobernar el mundo entero»), a reflexionar sobre aquel mundo en el que ya no había cabida para reyes como él, reyes consagrados a la guerra y a viajar sin descanso a lo largo de sus vastos territorios en pos de la estabilidad de los mismos.

A lo largo de su vida, Carlos V visitó más de mil lugares distintos entre Europa y África.

El historiador Enrique Martínez Ruiz apunta en su libro «Felipe II. Hombre, rey, mito», que Carlos V, entre Europa y África, visitó más de 1.000 lugares distintos a lo largo de su vida. 9.000 días fueron los que pasó en los Países Bajos, más de 6.000 en España, cerca del millar en Italia, 8 meses de navegación, 4 estancias en Francia, 2 en el norte de África y otras 2 en Inglaterra. Madrid, Barcelona, Gante, Brujas, Tréveris, Luxemburgo, Florencia, Roma, Bolonia, Milán… fueron algunas de las ciudades testigos del paso del último rey guerrero-viajero, el último monarca a caballo entre la Edad Media y la Edad Moderna.

Bibliografía:

  • Claudia Möller Recondo. Viajes y estancias de Carlos de Habsburgo, quinientos años después.
  • Enrique Martínez Ruiz. Felipe II. Hombre, rey, mito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navega fácil