Cervantes no fue ajeno a la efervescencia de la juventud, se reconocía algo díscolo cuando decía que se le iban los ojos detrás de la farándula y quizás eso fue lo que provocó su repentino viaje a Italia.

Una providencia del rey Felipe II, con fecha del 15 de septiembre de 1569, rezaba así: Para que vn alguaçil vaya a prender a miguel de Çeruantes.–Sin derechos de officio.–Secretario Pradeda. Crimen. La misiva iba dirigida al alguacil mayor de Sevilla Juan de Medina e informaba a la justicia de que se a proçedido y proçedio en Rebeldia contra vn myguel de çerbantes, absente» ¿La razón? Aber dado çiertas heridas en esta corte A antoniode Sigura.

«Sepades que por los alcaldes de nuestra casa y corte se a proçedido y proçedio en Rebeldia contra vn myguel de çerbantes, absente, sobre Razon de aber dado çiertas heridas en esta corte A antoniode Sigura, andante en esta corte». (Providencia de Felipe II para que un alguacil vaya a prender a Miguel de Cervantes ).

Posiblemente se tratara de un duelo o leve enfrentamiento en las cercanías de la corte real, alrededor de la cual estaba prohibido portar arma alguna. El pícaro Cervantes habría salido victorioso del entuerto y convino que sería oportuno tomar las de Villadiego. Eso no impidió que la justicia hiciera su labor y dictara sentencia contra el prófugo. Se le condenó a que con berguença publica le fuese cortada la mano derecha y en destierro de nuestros Reynos por tiempo de diez años y en otras penas contenydas en la dicha sentencia.

«Luego que os fuere entregada con bara de la nuestra Justiçia, bays a la dicha cibdad de Sebilla y a todas las otras partes […] que fuere neçesario, y prendays el cuerpo del dicho myguel de çerbantes, y preso con los bienes que tubiere y a buen Recabdo»

La orden traspasó la jurisdicción sevillana y se extendió a todo el reino, razón de sobra para que Cervantes pusiese rumbo a Barcelona -ciudad y puerto que describe con sorprendente perfección en El Quijote– u otra ciudad portuaria similar con vistas al Mediterráneo y se embarcase con destino a Italia. Para diciembre de 1569 el Príncipe de los Ingenios dormía a pierna suelta en la Ciudad Eterna.


Bibliografía:

Agustín Ramón Rodríguez González. Miguel de Cervantes (1547-1616) Revista General de Marina.

Luis M. Morente. La vida de Miguel de Cervantes

Providencia de Felipe II «para que un alguacil vaya a prender a Miguel de Cervantes». Valladolid, Archivo General de Simancas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Navega fácil